EL OBSERVADOR LABORAL   23 de noviembre de 2018

Ariel Aguilar: “Hay que comprometerse para que nunca más gobierne un proyecto que no incluya a la industria”

Por: Redacción A1 Noticias

El titular de la Cámara Industrial de Manufacturas del Cuero (CIMA) e integrante de CEGRA, se refirió a las causas del ajuste que sufren los argentinos, indicando como única razón “el proyecto político y el modelo económico que claramente no incluye a la industria”. Detalló que el sector “perdió 98.000 empleos y están en peligro de cierre 8.500 PyMEs”

(A1 Noticias, 23.Nov.2018 / A1 Noticias) Aguilar sostiene que “no estamos hablando de un abstracto, esto no es una cuestión de voluntarismo, invertir en la compra de una máquina, tomar personal, sostener una fábrica, agrandarla, es una decisión que se toma a partir de un mercado interno fuerte o a partir de políticas que no lleven las tasas al 72%”.

El industrial aseguró en el programa El Observador Laboral que “con las tarifas por las nubes es imposible producir. La realidad de la situación es que son las causas de las políticas del gobierno, del proyecto económico que no incluye a la industrias”, reiteró. Los datos de la caída en el período interanual impacta “en todos los sectores, el promedio fue de 11,5%”, cifras que calificó como “una locura absoluta”.

Si esta información se la desglosa, Aguilar detalla que las pérdidas en “los rubros textil, manufactura de cuero, calzado, químicos están en un 25%, los plásticos alrededor del 20%”, recalcando que “esto ya llegó a todos los sectores porque cada vez hay menos consumos, cada vez existe menos poder de compra de los trabajadores”.

Sobre el sistema financiero, el empresario recuerda que “el Presidente del Banco Central plantea que hay que enfriar los consumos para bajar la inflación, que es lo que han hecho en estos 3 años. La inflación no bajó, perdimos 98.000 empleos del sector industrial porque el salario se devaluó y están en peligro de cierre 8.500 PyMEs”.

En búsqueda de una salida al grave problema de la industria, Aguilar explica que “yo me reunía con Cabrera, ahora con Sica pero te dan uno o dos cafés; te dicen que hay que esperar, el otro semestre”, e ironiza que al frente del Ministerio de Producción “podemos poner a la Madre Teresa de Calcuta, pero si las políticas no apuntan a redistribuir el ingreso, a fortalecer el mercado interno, a fomentar la exportación real de manufactura, creo que no tenemos destino”, palpita.

Califica al problema como “grave”, y observa con beneplácito que “junto a la CGT nos manifestamos todos juntos, los empresarios PyMEs y los trabajadores y fuimos al Ministerio de Producción. El gobierno no nos sentó en una mesa, sino que determinó un bono, igual para todos los sectores, cuando hay sectores que apenas están pudiendo aguantar los salarios que están pagando o aguantar las fábricas, porque ya no hay que producir”.

Piensa que el pago del bono de 5.000 anunciado provocará que “vamos a hacer el esfuerzo, le vamos a buscar la vuelta. Pero no se trata de eso, si no que el gobierno primero genera esta bomba y después livianamente dice el sector privado tiene que pagarlo, sin mirar el esfuerzo que hacen las PyMES y los trabajadores que cobran atrasadas las quincena y además porque no ponemos un lugar que nos permita descontar este bono a cuenta de IVA o algún impuesto social”, denuncia.

Ariel Aguilar considera que “los que nos están gobernando, no tienen la más mínima idea lo que es mirar un trabajador a la cara y decirle que no hay más horas extras, que va a trabajar un día menos. Si tenés que reducir personal, vos a la gente la conoces, tampoco es gratuito indemnizar vos tenes que pagarle a la gente, arreglar. Cuando no hay más laburo, no hay más laburo, pero mucha de esta gente no tiene la más mínima idea de lo que sucede en la vida real”.

También recordó que “hubo un proceso de crecimiento industrial en los últimos años, donde se lo formó al trabajador, es difícil formar recursos humanos y ahora aparece un proyecto político que deja afuera a la industria de toda discusión y la realidad lo que sucede después es que vienen los despidos, los cierres de fábricas y la pérdida de puestos de trabajo por goteo, no solo por cierre de fábrica”, sentencia Aguilar.

Se siente “cansado, me canse del voluntarismo, de las buenas palabras cuando determinan que hay que enfriar la economía, que hay que poner la tasa a un 72%, que hay que seguir abriendo las importaciones, en ese contexto por más que uno quiera ser  optimista, la verdad nosotros no pagamos los salarios con optimismo pagamos con producción. Los pagamos con ventas y más allá que uno le ponga esfuerzo y demás es mucho el tiempo de caída de algunos sectores y va a ser difícil, sobre todo cuando escuchas que el mismo gobierno anunció que los próximos 6 meses van a ser durísimos”.

De cara al futuro, “estamos caminando con los trabajadores, junto a los movimientos sociales. Nunca imaginé ver a tantos empresarios comprometidos para volver a tener producción y trabajo”, solicitando que los empresarios PyMEs “a partir de esta realidad se tienen que convertir en un sujeto político capaz de participar en las decisiones políticas y no solamente beneficiarse de determinados proyectos industrialistas como el anterior. Se requiere de un compromiso no solo de los trabajadores si no de los empresarios para que nunca más se vuelva a votar un proyecto que no incluya a la industria”, concluye.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios