ENTREVISTAS

29 de noviembre de 2019

Ariel Basteiro: “Bolivia se desangra y siempre las víctimas las pone el pueblo. Son campesinos, son indígenas y son obreros”

Por: Redacción A1 Noticias

El dirigente político es una palabra autorizada para analizar la situación de Bolivia, por ello considera que “a Evo lo denigraron, no por lo que hizo mal, sino por haber generado un proceso de la distribución de la riqueza”. Basteiro cree que “por ser un continente en disputa, América Latina hay que impulsar proyectos nacionales que mejoren la calidad de vida de nuestra gente”

(CABA, 29.Nov.2019 / A1 Noticias) Durante el lapso de julio de 2012 a diciembre de 2015, Ariel Basteiro fue el Embajador argentino ante Bolivia, y debido a los últimos acontecimientos que ocurren en el país vecino analiza que “solamente hubo dos periodos en la historia de nuestros países donde coincidieron en tiempo y espacio, figuras, hombres, mujeres, que tuvieron un proyecto de país, un proyecto de Patria Grande”, sostiene.

Tiene la certeza que esos tiempos para desarrollar los pueblos, “el primero fueron los periodos de la lucha por la independencia donde coincidieron Bolívar, San Martín y tantos otros que dieron su vida para la liberación y un proyecto de Patria Grande” y que después de muchos años “nos dividieron, nos separaron, los británicos, el periodismo norteamericano y nos llevaron a ser hasta enemigos, empezamos a mirar con desconfianza a nuestros hermanos”.

El segundo período, más cercano en el tiempo ocurre cuando “tuvo que llegar Chávez allá por el ´90, para abrir un nuevo proceso en América Latina que después se extendió con Lula, Néstor, se amplió con Evo, con Correa, con Lugo y tuvimos esos dirigentes que se parecían a su pueblo y todos juntos crearon un proyecto de soberanía y donde las decisiones y las responsabilidades de cada uno de los países, las tomaban los países. Nadie esperaba que le bajaran línea del Banco Mundial, ni del Departamento de Estado”, recuerda.

Basteiro afirma que “América Latina es un continente en disputa”, y debido a esta situación se produce un quiebre “entre los tratan de conducir desde afuera y lo que llamamos proyectos nacionales para mejorar la calidad de vida de nuestra gente”. Las interrupciones democráticas también afectan el crecimiento de los países, “en la década del ´40, junto con el gobierno de Perón, trataron de generar cambios profundos en la organización social en Brasil, en Venezuela, pero eso fue batallado con dictaduras, con golpes de estado, con represión, con violencia, con desaparecidos, con presos”, sostiene.

Puntualmente lo que pasa con “la comunidad boliviana, donde vemos como Bolivia se desangra, o como Chile se desangra, donde siempre las víctimas las ponen los pueblos. En Bolivia, los campesinos, los indígenas, los obreros; en Chile, los estudiantes, los jóvenes”, detalla. Lo que ocurre en el país del altiplano “pudo ser evitable”, afirma, porque fue generado “por el laboratorio del poder que los gringos tienen en nuestros países, con un proyecto y un plan para generar lo que generaron”.

“Ellos llevaron adelante una estrategia en etapas, primero, extorsionaron, ensuciaron, abrieron la cancha en el proceso electoral de Evo el 20 de octubre y después generaron la represión y todas las muertes”, sostiene Basteiro. “Esto es una muestra de odio, persecución, donde hay más de 34 muertos, también hay 700 heridos, la mayoría de ellos de bala de fusil. Esas balas que generan daños irreparable y eso es lo que se vive permanentemente en Bolivia”, relata.

El ex representante argentino ante el gobierno de Evo Morales, narra que “durante todos los días previos hablamos del proceso electoral, de la constitución plurinacional, que si Evo había sacado 10 puntos o 10 puntos y medio, y hoy tenemos que hablar de la represión, de las muertes, del decreto que firman los que quieren tener impunidad o los asesinos. Esto ocurrió porque en apenas unas semanas ese laboratorio puso en funcionamiento un plan para destruir Bolivia, convirtieron a ese proceso que se podía haber encaminado y normalizado, en una guerra del ejército contra el pueblo”, explica.

Basteiro detalla que “”a Evo lo debilitan, generando condiciones para denigrarlo, no por lo que hizo mal sino por lo que hizo bien y eso de hacer bien fue generar una distribución de la riqueza, mejorar las condiciones de vida del pueblo como nunca en la historia había tenido Bolivia. En esto 13 ó 14 años, Evo tomó decisiones que fueron fundamentales como la de mayo del 2006 como fue la nacionalización de los hidrocarburos”.

En Bolivia, el gas y el petróleo eran recursos explotados por las multinacionales con ganancias importantísimas, “Evo les ofrece quedarse en el país a las empresas multinacionales pero con un cambio de ecuación; ya no iban a llevarse el 85% y dejar solo el15%, sino que era al revés. El 85% para Bolivia y el 15% como renta, e insólitamente las empresas aceptaron, lo que demuestra las desorbitantes ganancias que obtenían con los recursos naturales. Hoy Bolivia tiene reservas por arriba de los 16 mil millones de dólares”, dice.

Esos ingresos que logró el gobierno de Evo Morales, “permitió llevar adelante infraestructura que Bolivia no tenia, contabilizando 18 mil kilómetros de caminos, 1.500 escuelas, 15 mega hospitales, y la instrumentación de los planes sociales que en Bolivia no existían”, enumera Basteiro. “Evo realizó medidas profundas que hizo que los sectores campesinos e indígenas, tuvieran en cualquier pueblito la electricidad”.

Evo recordó su niñez cuando “no podía estudiar, no podía leer, de noche porque no tenía luz y por ello y como reivindicación lo primero que hizo fue llevar a todas las poblaciones rurales la electricidad y después la antena para conexión telefónica”, dice el ex embajador.

“Todas estas cosas son las que produjeron esta situación en Bolivia, no le perdonaron a Evo, un campesino que sacara a Bolivia de la pobreza. Con una inflación de medio punto anual, el 3% de desocupación, con una moneda estabilizada desde hace 14 años, obviamente con una política que produjo que el ingreso per cápita fue el que más creció en América Latina”, concluyó.

COMPARTIR:

Comentarios