MUNICIPIOS  1 de junio de 2019

La Matanza: ¿A quién elegirá Espinoza para reemplazar a Magario a nivel local?

Por: Redacción A1 Noticias

Al conocerse los nombres de la fórmula provincial del Frente Patriótico, que integran Kicillof y Magario, el jefe político de La Matanza, Fernando Espinoza, debe definir quién será su representante para competir por el sillón de la calle Almafuerte. Los posibles no salen de dos nombres: la lealtad y juventud de María Laura Ramírez, contra el bajo perfil de Daniel Barrera

(San Justo, 01.Jun.2019 / A1 Noticias) El distrito más populoso del país, tendrá oportunidad de ubicar como vicegobernador bonaerense por segunda vez a un jefe comunal. El sueño de Espinoza quedó lejos de alcanzar esa postulación, que recayó en Verónica Magario y que podrá repetir el camino emprendido por Alberto Balestrini.

Luego de acallados los festejos, el panorama para el ex titular del PJ provincial y actual diputado nacional parece encontrarse en un camino de dos vías. Como conductor indiscutido del peronismo matancero, deberá elegir al candidato para ocupar la intendencia. Muchos de los allegados a Espinoza aseguran que “el Negro”, o Fernando como lo llaman en la intimidad, no está interesado en volver a conducir los destinos de “la quinta provincia”, y sus intenciones serían presidir el bloque del Frente Patriótico en la Cámara de Diputados.

Cuando se analiza el panorama de los “posibles”, la grilla contempla solamente dos nombres. Tienen similitudes y diferencias, los separa la cuestión de género y la edad y la coincidencia es que ambos son legisladores provinciales. El senador provincial Daniel Barrera, tiene 63 años y en su extenso currículum se puede incluir haber sido “pierrista”, “albertista” y “espinozista”, ya que fue parte del ejecutivo local en la gestión de Héctor Cozzi, integró el gabinete de Balestrini y alcanzó la banca legislativa de la mano de Espinoza.

La otra aspirante a suceder a Magario es la diputada provincial María Laura Ramírez, de sólo 40 años y que lleva en sus alforjas una larga historia militante junto a Balestrini y Espinoza desde los 19 años. Fue electa dos veces concejal, ocupó la estratégica secretaría de Desarrollo Social durante los primeros dos años del gobierno de Magario y en el 2017 fue elegida por Espinoza y los dirigentes de la 3ª Sección Electoral para encabezar la boleta de Unidad Ciudadana como diputada.

Su gran trabajo territorial es reconocido por referentes de otras agrupaciones, por dirigentes sociales y por autoridades de sociedades de fomento y clubes barriales a los que visita con una programada regularidad. Fuera del distrito es destacada por sus lazos con dirigentes de su generación que le permitió presidir el Consejo provincial de la Juventud Peronista durante el mandato de Espinoza al frente del aparato peronista bonaerense.

Las diferencias son de imagen y conocimiento en la sociedad, obviamente muy por debajo del reconocimiento público de Magario y Espinoza. Quienes suponen que Daniel Barrera no puede ser el elegido, arguyen que nunca construyó a partir de su figura, sino que siempre cuidó y controló lo de sus jefes, aunque es enemigo de encabezar reuniones y de asistir a entrevistas periodísticas, algo tan necesario en las campañas actuales.

Como emergente de la juventud, María Laura Ramírez se encuentra en su madurez ideal es lo que sostienen sus seguidores, a lo que se agrega la fuerte inserción social, la presencia en redes sociales y la incansable lista de dirigentes de todo el país que la conocen, la apoyan y la acompañan. Desde el mandatario sanjuanino Uñac, pasando por el gobernador de La Rioja, Sergio Casas e incluyendo a sus pares generacionales que hoy son concejales, diputados o funcionarios de muchos distritos de la provincia de Buenos Aires.

El último punto que podría inclinar la balanza a favor de Ramírez, es la desconfianza que genera en los seguidores de Espinoza la candidatura de Barrera. Muchos creen que podría generar un golpe palaciego para quedarse con la conducción del distrito, y quizás allí esté la decisión de Espinoza. Para ganar y ser mejores, hay que ser confiables parece ser la máxima que usará Fernando Espinoza para ungir al sucesor de Magario. La fecha clave será el 20 de junio, y el máximo dirigente de La Matanza deberá tener en cuenta tres cosas que exige la gente: compromiso con el pueblo, renovación generacional y más espacio de poder para las mujeres.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios