OPINIÓN  27 de abril de 2019

Sinceramente, de CFK: De que trata el libro “boom” del año electoral (Parte 1)

Por: Redacción A1 Noticias

El libro “Sinceramente” de la ex presidenta se convirtió en un fenómeno inusual agotando tres ediciones horas antes de salir a la venta. Desde sus páginas CFK, recorre en diez capítulos su vida política, sus años junto a Néstor, sus dos mandatos de gobierno y las reuniones con Macri y Michetti. A1 Noticias te ofrece un resumen del boom político literario del año electoral

(CABA, 27.Abr.2019 / A1 Noticias – por Edgard Llanos) Yo no creo en las casualidades, considero que son respuestas que dan algunas personas a hechos y circunstancias imprevistas, donde puede coincidir una fecha. Una fecha emblemática para la militancia del kirchnerismo es este 27/04, cuando se conmemora el acto electoral donde Néstor Kirchner ingresó a un balotaje presidencial con sólo el 22%.

Por estos días, la dirigencia se encarga de organizar actos y homenajes para recordar el inicio de una nueva etapa en la política argentina, pero quizás por ser su compañera de vida y compartir los mismos ideales políticos, quien mejor lo homenajeó a Néstor, fue Cristina con la publicación de “Sinceramente”. Un libro que no es una memoria, ni un relato autobiográfico. Sino que es un compendio del pensamiento político de una ex presidenta y que para algunos puede ser mirado como el lanzamiento de campaña en la búsqueda de convertirse en mandataria por tercera vez.

“Sinceramente”, ya se convirtió en un best-seller para el mundo editorial, propios y extraños hacen largas colas en librerías o se anotan en una lista de espera para conseguir un ejemplar. CFK entró a la historia argentina como la primera mujer presidenta reelecta y la segunda candidata más votada después de Perón, y a partir de ahora entrará la historia como autora de un libro que revolucionó el mercado editorial. Como se quisiera recordar sus “cadenas de TV”, hoy multiplica sus ideas desde sus 600 páginas.

Es un libro de política argentina, que repasa la política internacional; donde Cristina escribe de historia, economía, de los medios de comunicación y dedica páginas para mostrar la relación familiar, pero también el modelo de construcción política que iniciaron hace mucho tiempo los Kirchner desde el sur patagónico y que hoy continúa siendo uno de los ejes de debate del escenario electoral.

Con diez capítulos y con un prólogo, que lleva el nombre del libro, donde la autora desarrolla la situación judicial que vive en el día a día y donde empieza a dejar claras definiciones. Para ella el Poder Judicial es el “Partido Judicial”, y deja una definición sobre la situación de la Argentina, calificando de “catástrofe económica y social” las políticas de Cambiemos y Macri que provoca “estragos en el cuerpo social de la Argentina”. 

También expresa sus sensaciones sobre su posible candidatura presidencial asegurando que “sé que lidero las esperanzas de millones de hombres y mujeres que padecen la cotidiana frustración de vivir y ver su país a la deriva”, analizando que esta situación “debiera ser el mayor peso que cargo porque no es fácil ser la expectativa de quienes tienen sus sueños en crisis”.

Como en los cuentos de hadas, CFK titula de manera irónica “Después de convertirme en calabaza” el Cap. 2, donde detalla datos de la cotidianeidad de los días fuera del poder. “Estaba sola. No había mucamas ni cocineros. Tampoco jardineros, mozos, soldados ni empleados. Por primera vez, estaba, en el más literal sentido de la palabra, sola”, recuerda. Y explica detalles del traspaso del bastón y la banda presidencial, recordando que “muchas veces pensé en esa foto que la historia finalmente no tuvo”.

“Yo, frente a la Asamblea Legislativa, entregándole los atributos presidenciales a ¡Mauricio Macri! Lo pensaba y se me estrujaba el corazón”, se sincera, considerando que ese momento que nunca ocurrió sería “un acto de rendición”. También recuerda su sensación por el momento “de Macri dando manotazos al aire para evitar persignarse no puedo parar de reírme”, preguntándose: “¿Sabrá hacerlo?”

Se compara con La Cenicienta cuanto tuvo de significación el acto denominado “la última plaza del 9 de diciembre de 2015”. Ya que al termino del mismo, y llegada la medianoche se convertiría en calabaza. Los escraches sufridos, sus noches “en la casa de Florencia donde no tenía ninguna de mis cosas. Recuerdo que revolví la ropa de mi hija, tomé uno de sus piyamas y me acosté a dormir”. Ironiza sobre su condición de mujer y sobre la desigualdad en el tratamiento periodístico que hacen algunos con la gobernadora María Eugenia Vidal. 

“Una mujer muy joven, de 45 años, y divorciada, que gobierna la provincia más importante del país y sin embargo, nunca ningún medio o periodista menciona romance ni noviazgo alguno. Todo lo contrario; la presentan como una mujer casi virginal, angelical, una suerte de hada buena”, escribe de manera humorística. “Del otro lado, aparezco yo, una mujer de 66 años, viuda y abuela. Por supuesto los medios publican que tengo amantes, novios, romances y todo lo que se les ocurra”, califica.

Ataca desde la pluma el concepto instalado por Cambiemos de “Pesada herencia” y la causa judicial denominada “Dólar futuro”. Explica sus motivos de no ser candidata a diputada en 2015, como le pedía Scioli, opina sobre las excavaciones y búsqueda de “bóvedas” en el sur, la “Ruta del dinero K”, los Panamá Papers. Y considera como acto fundacional de Unidad Ciudadana, su presencia en un escenario montado frente a Comodoro Py, en momentos de persecución judicial. Tiene un párrafo dedicado a los diputados que abandonaron el FpV, a pocos días del cambio de gobierno entre los que menciona a Diego Bossio.

El tercer capítulo “Néstor y yo y nuestros hijos también”, describe el amor, su familia y se convierte en el más emotivo. Siempre desde su rol femenino, es mujer, es madre, es amante, es esposa, es hija, es hermana y todas las cosas juntas. Describe momentos vividos junto a Néstor y con sus hijos, develando hacia la ciudadanía situaciones inéditas vividas con Máximo y Florencia, en los tiempos en que Néstor gobernaba la provincia de Santa Cruz.

“Si me preguntan qué fue lo que más amé de Néstor, contestaría que todo”, afirma. “Extraño todo. Extraño no tener a nadie con quién hablar, que no podamos discutir las cosas, que no podamos viajar. El amor es eso, tener ganas de estar con el otro. Para escucharlo, para hablar o para lo que sea”, y se da un tiempo para comparar en modo peronista “los días más felices”, al expresar que “nuestra vida en Río Gallegos fue infinitamente más linda si se compara con la que tuvimos en la residencia de Olivos”. 

Recuerda sus días de prisión, previos a la dictadura militar. “En la madrugada del 6 de enero de 1976, en Río Gallegos, nos detuvo la policía provincial por orden del Ejército, junto a una pareja de amigos, Oscar ‘Cacho’ Vázquez y su esposa Mabel Velásquez”. Se enoja de manera literaria los calificativos de “vago y drogadicto”, como lo tildaron a su hijo. “Pobre Máximo, que los únicos dos vicios que tenía eran la Coca Cola y el cigarrillo”, asegurando que estos dichos provendrían de “de personajes que hasta las piedras saben que son adictos”.

En un brillante análisis de cómo operan los medios, advierte que “el plan de destrucción de Florencia necesitaba, primero, crear el estereotipo de una adolescente frívola y tilinga, cuya vida transcurría entre autos importados y departamentos en Park Avenue y después, el de una sofisticada delincuente. La realidad es una joven que estudiaba cine, había tenido una hija soltera y había abrazado con pasión la causa feminista”.

El capítulo 4 “Bien de familia”, parece asemejarse a una defensa judicial donde Cristina enumera las distintas modalidades en que el matrimonio Kirchner hicieron su patrimonio. Desmenuza una a una, cada una de las causas en las que es acusada de “enriquecimiento ilícito” y desmiente la frase acuñada: “se robaron todo”. Habla del término “corrupción” y como fue utilizado para denostar desde el periodismo y “el Partido Judicial” al kirchnerismo.

Los capítulos siguientes se refieren a sus dos mandatos presidenciales. El 5, “Una yegua en el gobierno (2007-2001)” y el 6, “Los heraldos negros: el dolor y la fuerza (2011-2015)” como bien lo señala en un párrafo muestra la Cristina en el poder: “Es un acto de rebeldía que las mujeres accedan a posiciones de poder, cuestionando la forma en que funciona ese poder. Es rebelarse contra lo establecido, porque el poder no es cosa de mujeres, es cosa de hombres”.

Reúne anécdotas para entender las medidas tomadas desde su gobierno, y el primer rechazo a su propia candidatura hasta que Alberto Fernández, - Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner- le dijo que “se necesitaban por lo menos veinte años para poder construir una nueva Argentina”. Destaca la pelea con “el campo” por la 125 y el momento cuando Martín Lousteau le lleva el proyecto de Ley para las retenciones.

Además destaca la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Programa Fútbol para Todos, y reconoce a Roberto Lavagna, recordando que “ya no formaba parte del gobierno, cuando el 15 de diciembre de 2005 Néstor anunció la cancelación total de la deuda con el FMI por 9.500 millones de dólares, Roberto lo llamó por teléfono. Lo felicitó y le dijo que era una decisión extraordinaria e histórica. La verdad que estuvo muy bien”, sostiene, para denunciar que “trece años después, el gobierno de Macri tiró por la borda el enorme esfuerzo que hicimos los argentinos durante una década”. (Continuará)

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios