ECONOMÍA  9 de abril de 2019

Matías Barroetaveña: En el GBA hay “35% de personas que dicen que alguien de su familia pasó hambre”

Por: Redacción A1 Noticias

El director del Centro de Estudios Metropolitano (CEM), analizó para El Observador Laboral los datos que arroja la política económica del gobierno. Advierte que hay “un retroceso mucho mayor, un 70% de los consultados tiene una percepción pesimista de lo que pasa con su economía familiar”, asegurando que “el 55% restringió alimentos porque no tiene suficiente dinero”

(CABA, 09.Abr.2019 / A1 Noticias) El CEM es un centro interuniversitario resultado de un acuerdo entre la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), la Universidad Nacional Arturo Jauretche (Florencio Varela) y la Universidad Nacional de Hurlingham, por ello su fuerte trabajo de campo se realiza en los distritos del Gran Buenos Aires.

Barroetaveña sostiene que “todos los días hay un nuevo dato negativo y obviamente están relacionados todos entre sí y tienen que ver con las decisiones de políticas económicas y cómo impacta esto sobre la producción, sobre el trabajo, sobre los ingresos públicos. El CEM realiza un monitor de clima social desde el 2016 y ya llevamos nueve mediciones donde le preguntamos a la gente por cuestiones vinculadas a lo económico, a lo laboral y a lo alimentario”.

Hay que cuantificar el importante trabajo desarrollado en el área metropolitana, donde viven 14 millones de personas entre la Ciudad de Bs. As. y el Conurbano. “La evolución desde el 2017 en la época de elecciones, fue un momento en donde levantaron un poquito por algunas decisiones que tomó el gobierno en el marco electoral. Luego las variables empiezan a caer y después de la devaluación grande del año pasado, empezó un retroceso mucho mayor”.

Estos datos arrojan que “más del 70% tiene una percepción pesimista de lo que pasa con su economía familiar y con el país; cerca del 78% pasó a segundas marcas, restringiendo todos los consumos relacionados con cuestiones culturales, deportivas, ir a un gimnasio”. Matías Barroetaveña se muestra muy preocupado porque “en este último tiempo empezamos a ver, que la gente conserva su ingreso para intentar pagar las tarifas y alimentos”.

Otro ítem que impacta en el trabajo del CEM es que cuando se pregunta por el tema laboral, “la mitad cree que tiene fuertes posibilidades de perder el trabajo y el 65% dice que no llega a fin de mes con su sueldo”. Consultados por el tema alimentario, “hay 35% de personas que dicen que alguien de su familia pasó hambre y un 55% que tuvo que restringir la compra de alimentos porque no había suficiente dinero en el hogar”.

La gravedad de estos números es que “cuando vamos al segundo cordón por ejemplo Moreno, los datos son más preocupantes que las diferencias que hay en la ciudad de Bs. As., con la desigualdad entre la zona norte y el sur, donde hay 10 años más de expectativas de vida de un lado que de otro, pero los números sobre la restricción en la cantidad de alimentos en todo el segundo cordón es del 66% o sea 2 de cada tres personas pasa hambre”, manifiesta.

Barroetaveña ocupó la estratégica Secretaría de Empleo de Nación hasta el 2015, por ello analiza los números de desempleo. “Cuando uno tiene un pasaje de crecimiento pero de 2 puntos en el conurbano está cerca del 12%, cuando uno ve que crece el trabajo no registrado, uno ve que la familia está haciendo lo imposible para tener un ingreso. Hay 50.000 personas que perdieron un trabajo en blanco y tomaron un trabajo no registrado, hay gente que está trabajando 4 horas o que está trabajando menos horas de las que quisieran y no consiguen más trabajo”, explica.

Con la pérdida salarial ocurre algo similar, “los salarios pierden un 12% de promedio contra la inflación del año pasado, la jubilación cerca de un 20%, lo que lleva a una restricción absoluta de la posibilidad del consumo. La caída del 10% en las ventas de supermercados el año pasado, el 15% en mayoristas, el gobierno que está secando recursos, con una caída de ingresos y una transferencia fenomenal de recursos a los dueños de las empresas de servicios y del rubro financiero”.

Para el final, el director del CEM advierte que “están haciendo un negocio que termina en fuga capitales y por eso tenemos un endeudamiento que casi llaga a 100 puntos del PBI. Esto provoca que los fondos que vienen del FMI entren en una timba a cuidar el dólar y no se vaya para afuera. No quiero ser pesimista pero con estos datos y esta política económica, con los datos de pobreza, donde va a ser peor que el del Observatorio de UCA, la única salida es que hay que modificar la política económica, porque si no van a continuar estos resultados”, finaliza Barroetaveña.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios