ECONOMÍA

28 de marzo de 2019

Barbani: “El 2020 será muy complicado. Quien gobierne va a necesitar mucho coraje y un apoyo enorme”

Por: Redacción A1 Noticias

Es dueño de una PyME en Luján que fabrica bienes de capital, “sistemas de refrigeración y equipos de frío para industrias y como la industria manufacturera está muy mal, hace 2 años y medio que no fabricamos ninguna máquina”, afirma. Barbani anuncia que “junto a la CGT, los trabajadores y los empresarios estaremos marchando en Rosario y Buenos Aires, el 3 y 4 de abril”

(Luján, 28.Mar.2019 / A1 Noticias) Uno de los sectores más golpeados por la política económica del gobierno son las pequeñas y medianas empresas. Marcelo Barbani –titular de una PYME de Luján-, advierte que “nosotros hace dos años y medio que no fabricamos ninguna maquina, la difícil situación de nuestros clientes hace que no renueven los bienes de capital y por ello nosotros no andamos al 50% de la producción como dicen los analistas, sino que estamos al 0% de nuestra capacidad productiva”.

El integrante de la Asociación de Empresarios Nacionales, señala que “lo poco que fabricamos en el período del gobierno de Macri, es porque teníamos contrato del año anterior. El proceso que se inició el 11 de diciembre del 2015 para la industria nacional es catastrófico, yo nunca vi nada igual”, relata el industrial de 54 años, agregando que “un proceso con esta velocidad y con este nivel de destrucción no lo hemos vivido jamás”.

Reseña la dificultad de encarar la tarea diaria sin expectativas, “en mi caso es hasta vergonzoso, todos los días vernos las caras, y lo único que hacemos es limpiar y correr las máquinas de un lado para otro. Muchas veces nos preguntamos si no hay trabajo o nosotros no lo conseguimos porque somos unos infelices”, e irónicamente pregunta “¿si somos unos infelices ahora porque no lo éramos hace 4 o 5 años atrás donde teníamos un montón de trabajo y todos estábamos contentos?”

La planta fabril pasó de tener en su plantilla a 16 personas, entre operarios, empleados, profesionales y los dos dueños, a solamente 6 en la actualidad. “No podíamos sostener esa cantidad de personal y cuando algunos muchachos nos pidieron salir a hacer servicios incluso con nuestros propios clientes no nos importó”, recuerda Barbani. “Hoy estamos haciendo servicios de reparación y mantenimiento de máquinas que hemos fabricado hace años atrás, pero la realidad es no estamos fabricando nada. Nos rebuscamos pero con eso no alcanza para cubrir los costos”, sostiene.

Sobre el tema de los tarifazos relata una anécdota que ocurrió durante “los primeros aumentos del 2016, estábamos negociando la venta de una máquina a una cooperativa de Moreno, ellos querían comprar un compresor de refrigeración para aumentar la potencia de su fábrica y en el proceso de resolver la cantidad de cuotas para el pago, llegó la secretaria del presidente de la cooperativa con la factura de la luz. La diferencia de la energía era mucho más que el valor que la máquina y la cooperativa tuvo que pagar el valor de mi máquina no solamente ese mes, sino los meses siguientes”.

La moraleja de ese triste recuerdo implica para Barbani que “el valor de la máquina que querían comprar, ese dinero que iba a venir para Luján y que íbamos a repartir con mis proveedores, los empleados, y ellos iban a gastar en el almacén del barrio, la farmacia o lo que sea. No sucedió y esa plata fue directamente para la caja de la compañía de electricidad”, manifiesta.

Luján es un polo textil por excelencia y Barbani asegura que “está de mal para peor, pese al esfuerzo que hacen los compañeros de la Asociación Obrera Textil y a pesar del esfuerzo de los empresarios las empresas cierran: Tenemos 1.200 despidos en el sector textil desde el 2015 hasta el día de hoy y muchas empresas están suspendiendo o trabajando muchas menos horas por día”.

Considera que la solución para la gravedad del problema la tiene que aportar la política y por ello “nos reunimos con precandidatos que tengan una reconocida trayectoria en defensa de la industria nacional, que defiendan lo productivo por encima de la especulación y vemos que las soluciones son cada vez más difíciles. En este año vamos a perder unas 40 empresa por día, llegaremos a perder 5.000 más este año, son 20.000 puestos menos de trabajo”, imagina que “sea quien sea que tome el gobierno a partir de 2020, esto será muy complicado, hay demasiadas variables macroeconómicas que van a tener que corregir y se va a necesitar de un coraje y de una energía y de un apoyo enorme, porque si no vamos a fracasar”.

Marcelo Barbani analiza la actualidad de la política económica, indicando que “el 2019 empeora, no hay ninguna variable que indique a nuestro sector PyME que vaya a mejorar, el gobierno de lo único que habla es del déficit fiscal, que este año va a aumentar, porque como es año electoral decidieron invertir en obras. Va a aumentar el déficit fiscal, así que el agujero lo va a tener que pagar por otro lado y quien lo va a terminar pagando, lo va a terminar pagando el resto de los trabajadores. Sin aumento de salarios, sin aumentos en la jubilación, y esto indica que si no hay dinero en la calle no hay consumo y la economía se va para abajo”.

Dedica un párrafo de la entrevista para ponderar “la relación con los gremios”, la que califica de “espectacular”, manifestando que “todos entendimos que no somos sectores antagónicos, somos complementarios, estamos trabajando codo a codo con los gremios, especialmente con los gremios industriales. Por eso con apoyo de la CGT estamos organizando una marcha nacional el 3 de abril Rosario y el 4 de abril en Buenos Aires en la que queremos expresar el descontento del sector industrial pero acompañado con los gremios”, aclara.

También especula que si la alianza Cambiemos se mantiene en el gobierno después de diciembre de este año, “no hay esperanza”, expresando que la salida será “a los salvavidas, a los botes”, debido a que “no se va a producir nada en el país y eso quiere decir enormes despidos, algunas empresas empiecen a ser compradas por capitales extranjeros. Los salarios van a ser de hambre y desaparecerán los derechos laborales; lo único alto en Argentina son los derechos laborales que tenemos que defender y no permitir que nos retrotraigan a los ´40, así que si vuelve la alianza Cambiemos este país se dirige hacia un desastre nunca imaginado, vamos a volver a la Argentina de 1930”, concluye el empresario lujanense.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios