10 de octubre de 2019

La Defensoría del pueblo porteño asegura que “los alquileres impactan en el 50% o 60% de los ingresos”

Fernando Muñoz, integrante de la defensoría del pueblo de CABA analizó la situación de los inquilinos, asegurando que “el gasto de la vivienda impacta entre el 50% y el 60% de los ingresos”. El ex legislador detalló que “en muchas ciudades del primero y segundo cordón de Buenos Aires y en Rosario, Bahía o Córdoba, hay especulación inmobiliaria, muchas de esas viviendas quedan vacías”

(CABA, 10.Oct.2019 / A1 Noticias) Muñoz asegura que “aunque parezca inédito los alquileres en los cuatro últimos años son los más caros de la historia, quienes tienen que alquilar una vivienda o una habitación en una pensión u hotel, están pagando la mitad de los ingresos que tienen”. Sobre la situación de los “mal llamados hoteles familiares”, los calificó de “celdas sociales” y recordó que “los alquileres no significaban más del el 25% de los ingresos e inclusive hay legislaciones desde hace 100 años, donde se fijaba un techo  de gastos de incidencia, y hoy estamos entre el 50% o el 60%”.

Según un relevamiento efectuado desde la Defensoría porteña, “la mitad de los inquilinos tienen ingresos con los cuales apenas pueden pagar el alquiler, que en algunos casos incluye los servicios públicos y expensas y el resto del mes quedan en situación de pobreza inmediata. Esa gente separa la plata apenas percibe el salario, pagan el alquiler, las expensas y los servicios, y el resto del mes es una aventura seguir viviendo”.

Fernando Muñoz considera que el problema básicamente “es la ausencia absoluta del gobierno en las relaciones de vivienda. No solo porque es un gobierno que se replegó en lo que tenía que ver en la construcción de viviendas populares o el acceso al crédito, sino que se retiró de todos los niveles de compromiso y ocupación que tiene el problema complejo del hábitat”.

Analiza que la única variable que realiza el Estado “es recibir al sector empresario de la construcción o a los intermediarios de las cámaras inmobiliarias, para discutir con ellos si bajan los impuestos”, con el único objetivo de “seguir multiplicando especulación inmobiliaria, en muchas ciudades del primer y segundo cordón de Buenos Aires, en la Capital, o en Rosario, Bahía, o Córdoba, se ven muchas construcciones y uno se pregunta ¿quién va a ir a vivir ahí?, porque muchas de esas viviendas quedan vacías”, dice.

“La construcción de vivienda es para especular o lograr más ganancia en los centros de las localidades, las ciudades, donde hay cada vez menos tierra, es una inversión fija y en el único momento que se amplía la mano de obra es cuando se construye. Pasan los años y cada vez tiene más valor, esto ocurre por el excedente de dinero que tiene el sector financiero o los sojeros y que lo coloca comprando tierra urbana”, afirma Muñoz.

Muñoz está seguro que “la ausencia absoluta del gobierno, que no toca la puerta para preguntar si uno llega a fin de mes, si pudo afrontar las expensas, porque está atrasado 2 meses, porque eso va por otros carriles. Puede ir por el camino de la justicia donde cada vez hay más desalojos porque la gente no puede pagar”, sostiene. En la Defensoría del Pueblo los datos arrojan que “cuatro de cada 10 casos tiene dificultades para pagar los alquileres”.

En ese organismo se atienden “treinta a cuarenta casos por día, que nos dicen tengo que terminar antes el contrato porque no puedo seguir pagando o no me puedo mudar de departamento porque me piden un 50% más o me quede sin trabajo”. La mayoría de los avisos de alquileres “se concentran en la zona norte de la ciudad, en Palermo, Belgrano, Recoleta, que es donde el estado se preocupó de la iluminación, de la seguridad, del transporte”.

En esos lugares –de alto poder adquisitivo- advierte Fernando Muñoz “el estado invierte en mejoras urbanas e impulsa la construcción con ganancia nueve veces al valor que tenía el metro cuadrado hace 4 años”, recordando que en diciembre del 2015 “lo que valía un millón de pesos, hoy cuesta 9 millones, esa es la política en materia de vivienda de la ciudad de Buenos Aires”, finaliza.

COMPARTIR:

Comentarios