DEPORTES  6 de octubre de 2017

Rusia 2018: Argentina con un pie afuera, pero ayudada por la última cuota de suerte

Los jugadores de la Selección de futbol, luego del empate ante Perú, entrenaron en Ezeiza en camino al encuentro del próximo martes en la altura de Quito ante Ecuador. De obtener los tres puntos, Argentina se ubicaría en el quinto lugar y jugaría la chance para definir ante Nueva Zelanda en pos de conseguir el último boleto al Mundial de Rusia 2018. Sampaoli convocaría un reemplazante en lugar de Fernando Gago, quien sufrió una rotura de ligamentos

(CABA, 5 Oct 2017 / A1 Noticias) Ya no sirven las cábalas, ya no podemos tildar a alguien de “mufa”, ya no podemos ensayar más variantes tácticas. Ya no sirve discutir si es mejor jugar con línea de 3 o de 4, es estéril la discusión si Messi debe recibir la pelota diez metros más adelante o rotar por todo el frente de ataque. Lo único que sirve es “GANAR”.

Muchos hablan de “falta de coraje”, de no traspirar la camiseta, de que estos jugadores –ganadores de cuanto título europeo se ponga en juego- están con la mente bloqueada por las tres finales perdidas. Eso va a formar parte de la historia futbolística si Argentina no está en el próximo Mundial de Futbol FIFA, algo que no ocurre desde México 70.

Más allá de la falta de gol en época de Sampaoli, de convocar a futbolistas del medio local; a Argentina lo acompañó una dosis de suerte. Los resultados que se dieron en la anteúltima fecha generaron que el elenco nacional siga con posibilidades de entrar al máximo torneo futbolístico, e incluso un empate también podría clasificarlo directamente o ir al desempate, pero ya dependiendo de otros resultados.

Si la “celeste y blanca” le gana a Ecuador se asegura un lugar en el desempate, aunque podría clasificar a Rusia de manera directa. Depende de la diosa fortuna y de que Colombia derrote a Perú o que Perú supere a Colombia por dos goles de diferencia; que Chile pierda por al menos dos tantos como visitante ante Brasil y que Paraguay no sume de a tres como local ante Venezuela.

Las únicas dos cosas  que todavía no abandonó a este apático grupo que representa futbolísticamente a nuestro país son, la esperanza de la gente y una pequeña dosis de fortuna. Esperemos que en Quito, a 2800 metros, aparezcan los jugadores y que la pelota en vez de doblar como dijo alguna vez Daniel Passarella, entre al arco rival.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios