SOCIEDAD  22 de octubre de 2018

Hugo Moyano encabezó una masiva movilización a Luján bajo el lema "Paz, pan y trabajo"

Cerca de 800.000 personas acompañaron lo que fue calificado como “un fuerte gesto de unidad de la oposición”, que culminó con una misa encabezada por el arzobispo Agustín Radrizzani, quien fue muy duro con el gobierno. “El futuro de la Nación está fundamentalmente en manos de nuestro pueblo, en su capacidad de organizarse para lograr este proceso de auténtico cambio", afirmó

(Luján, 21.Oct.2018 / A1 Noticias) Una gran movilización organizada por el movimiento obrero alineados en el Frente Sindical que orienta Moyano y Palazzo culminó frente a la Basílica de Luján donde la multitud compartió una misa concelebrada por la máxima autoridad de la Diócesis Luján – Mercedes, el arzobispo Radrizzani.

Se pudo observar a los legisladores Daniel Scioli, Felipe Solá, Daniel Arroyo, Facundo Moyano y Jorge Taboada, Wado de Pedro, junto a sindicalistas como Néstor Segovia, Hugo Yasky, Beto Pianelli, Fernando Espinoza, Roberto Baradel, “Cholo” García y Ricardo Pignanelli, entre otros.

Agustín Radrizzani, que estuvo a cargo de la homilía, sostuvo que “nuestro pueblo debe ser artífice de su propio destino y no quiere tutelajes, ni injerencias donde el más fuerte subordina al más débil. Quiere que su cultura, sus procesos sociales y tradiciones religiosas sean siempre respetadas", en una directa alusión a la intromisión extranjera y al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

El delegado papal advirtió que "ninguno de los problemas se puede resolver sin la interacción entre el Estado y el pueblo. Si realmente queremos un cambio positivo tenemos que asumir humildemente nuestra sana interdependencia. Pero interacción no es nunca sinónimo de imposición”, sostuvo y aclaró que “el futuro de la Nación no está únicamente en manos de los dirigentes, está fundamentalmente en manos de nuestro pueblo, en su capacidad de organizarse para lograr este proceso de auténtico cambio", afirmó Radrizzani.

Ante un auditorio de neto corte opositor, las máximas figuras del peronismo bonaerense escucharon con atención el cierre de la homilía, cuando el arzobispo citó al Papa Francisco: "No nos dejemos robar el entusiasmo. No nos dejemos robar la esperanza. No nos dejemos robar la alegría permanente. No nos dejemos robar la comunidad".

En las primeras filas estaban los jefes comunales Gustavo Menéndez (Merlo); Alberto Descalzo (Ituzaingo); Mariano Cascallares (Alte. Brown); Verónica Magario (La Matanza); Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas); Walter Festa (Moreno); Jorge Ferraresi (Avellaneda); Santiago Magiotti (Navarro) y Gustavo Arrieta (Cañuelas).

También se observó una gran cantidad de banderas argentinas, que le pusieron color a la marcha por “Paz, Pan y Trabajo”, que pese al día lluvioso movilizó casi 800 mil personas hasta la ciudad de Luján, convocada por el Frente Sindical para el Modelo Nacional, entre los que se encontraban Pablo Moyano, Sergio Palazzo, Ricardo Pignanelli, Walter Correa, Roberto Baradel y Omar Plaini.

Al final del encuentro ecuménico A1 Noticias dialogó con Pablo Moyano, quien analizó que “fue un discurso muy fuerte en lo político, porque la Iglesia sigue estando al lado de los que más sufren", agregando que “nosotros queremos que haya paz, pan y trabajo, que no son temas menores”. El dirigente de Camioneros alertó que la única forma “de salir de esto en el 2019 es a través de la democracia”.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios